El diseño gráfico exige estudios, manejar programas especializados, experiencia y un ojo educado. Usar apps de diseño, ser un geek consagrado al videojuego y la movida tecnológica, no es garantía. Al contratar alguno, asegúrate que sepa interpretar y plasmar la esencia de tu negocio, que use herramientas adecuadas y sus conocimientos. Si te habla de Canva, estás a tiempo… huye... es otro ¡SÚPERFAKE de las redes!
superfakes de las redes
Simpáticos, nobles, ingenuos y divertidos antihéroes del marketing estratégico y digital. Personajes con habilidades, destrezas… y golpes de suerte, a quienes muchos emprendedores recurren porque “saben de eso”. Antihéroes que al final, no ayudan mucho, pero están llenos de buenas intenciones. Sigue sus desventuras… y descubre las claves ¡para desenmascararlos!

Alejandra está creando una línea de paletas de caramelo. Es momento de diseñar el logo y concepto visual para sus empaques, página web y redes sociales. Necesita con urgencia un diseñador gráfico que sepa plasmar su idea en impactantes y coherentes imágenes.

Piensa, piensa… ¿quién podrá ayudarme? y ¡zaz! le llega por Whatsapp el meme de una hamburguesa. Y, qué casualidad, es de su sobrino, el que estudia diseño gráfico, fanático de los videojuegos y la tecnología, habilidoso y creativo para dibujar… mmmmm… ¡podría ser el candidato!

Al decirle que está buscando un diseñador, se forma frente a ella un gran remolino y como un flash, aparece el SOBRIÑADOR GRÁFICO, ofreciéndole sus servicios, resaltando sus habilidades, destrezas y mostrándole algunas de sus creaciones. Así, le encanta y convence con su mejor y más tierna sonrisa.

Sobriñador gráfico tira cómica

¿Qué puede salir mal?

El sobrino -que también puede ser un amigo o un conocido- siempre fue un buen dibujante, estudia la carrera, vive haciendo memes y diseños súper cool en Canva. Y seguro no le importa si le pagas con paletas de sus sabores favoritos. Puede ser una solución económica.

El chico reúne cualidades ¿pero, las suficientes para crear la imagen de tu marca? Esto no debe tomarse a la ligera o decidirlo basado en lo que puedes pagar. Podrías estar cometiendo un error. Asegúrate de evaluar opciones antes de tomar la decisión, no vayas a caer seducido por las buenas intenciones, pero falta de experiencia, de este nuevo antihéroe de La Liga de los SUPERFAKES de las redes.

¿Diseñador o SOBRIÑADOR?

SOBRIÑADOR apenas está comenzando la carrera. Su experiencia profesional es casi nula, salvo por algunos trabajitos informales que le salen y resuelve usando Canva, su app favorita para “diseñar”.

Aunque tiene potencial y siempre está dispuesto, necesita mucha formación, experiencia y orientación. Él sabe de videojuegos y está al día con la tecnología, pero su desconocimiento de las tendencias de marketing, comunicación digital y redes sociales, es total. No está familiarizado con ese mundo, choca con él.

Un diseñador gráfico profesional sabe de teoría del diseño y del color, tipografías, arte final, producción gráfica y diseño web. Conoce y maneja con destreza las herramientas y programas de diseño básicos, como Adobe Illustrator, InDesign y Photoshop.

Un buen diseñador, no baja las fotos de Google porque sabe que quedan pixeladas y luego, no se pueden imprimir. Conoce de derechos de autor, por lo que tiene suficiente criterio y cuidado, al seleccionar las imágenes. Sabe dónde obtenerlas y cómo usarlas para evitar pleitos legales.

Tampoco cobra barato por un trabajo, ni acepta intercambios de productos. Se toma el tiempo para estudiar y entender bien el concepto de un negocio, para traducirlo en imágenes. Sabe que un logo se entrega vectorizado y en el formato idóneo para imprimir.

Un artista inexperto

SOBRIÑADOR es un simpático nerd, gamer y geek. Tímido, naif e introvertido, no es muy amigo de las redes sociales, está en ellas de bajo perfil y casi por obligación. Huye a las fiestas y la vida social, vive en su burbuja, sumergido en sus dibujos y videojuegos.

Participa en grupos y chats con sus no tan populares memes. Vive en su desordenada habitación, pegado a su consola compitiendo día y noche. De allí no sale a menos que el hambre le gane la partida.

Pálido y desaliñado, no entiende por qué la gente se desvive por Instagram. No le interesa la moda, ni sabe qué está in o out. SOBRIÑADOR viste lo primero que encuentra, pero siempre con una o dos tallas más grandes.

Se aísla del mundo que no le interesa, gracias a sus súper audífonos de grafito, habla poco y se mantiene al margen del entretenimiento, la farándula o las actividades al aire libre. Tampoco es deportista ni tiene gustos gastronómicos sofisticados. Adora, eso sí, las paletas de caramelo que vende su tía, son su debilidad.

SOBRIÑADOR es el antihéroe de los diseñadores gráficos: inexperto, desconoce las herramientas adecuadas, no está al día con las tendencias para redes sociales o del marketing digital. Lo suyo es dibujar. Siempre actúa de buena fe, pero sus desventuras, al final le pueden salir caro a su tía.

Las 7 destrezas de un diseñador experto

Para ayudarte a reconocer un buen diseñador gráfico y no enredarte con el SOBRIÑADOR, ten en cuenta estas 7 habilidades y destrezas al momento de buscar y evaluar currículos.

Sobriñador gráfico

#1 Logos profesionales

La tía de SOBRIÑADOR le encargó el logo de su marca. Confía en él por los memes y diseños que envía por Whatsapp, mezcla de dibujos fantásticos con una pobre combinación de paletas de colores, sin mucho balance visual y variedad de tipografías. Él responde muy rápido y enseguida le presenta 8 alternativas. Su tía sólo le dijo “quiero un logo para mis paletas de caramelo” y él, no preguntó nada más.

Muchos emprendedores con pocos recursos o por desconocimiento, encargan un logotipo a gente inexperta, pero con habilidades para el diseño. Otros los compran tras ver una publicidad en Instagram, a “expertos digitales” que prometen logos rápidos, baratos y a la medida, sin saber que muchos de ellos son tomados y adaptados de bancos de imágenes.

Crear un logotipo profesional, vale dinero… y estudio. Antes de trazar una línea, un logo exige un buen y necesario análisis previo para conocer los valores y atributos de la marca, filosofía del negocio, el público al cual se dirigirá y el tono de la comunicación, entre otros factores.

Así como un logotipo debe transmitir la esencia y estilo de una empresa, es fundamental proyectar también su vigencia. Es imprescindible su correcto desarrollo y cuidadosa implementación. De lo contrario, puede tener resultados desastrosos. Si tu logo luce amateur, tu negocio lucirá igual.

#2 Una buena impresión

SOBRIÑADOR genera muchos dolores de cabeza a la imprenta de las etiquetas y empaques de las paletas de su tía. Al reproducir el logo que hizo en Photoshop, perdió su definición y los colores no son fieles al original. De la imprenta lo llaman para preguntarle los pantones y él… ¡desaparece rápidamente en su remolino!

Un buen diseñador usa Illustrator para conservar la definición y los colores correctos de un logo a la hora de imprimirlo en los distintos medios y piezas, hasta en un cartel publicitario en la vía pública.

Para obtener una óptima impresión, necesita programas que generen imágenes vectoriales o en curvas y no mapas de bits en colores RGB, que son para web y no imprimen correctamente. Un diseñador profesional da referencia en colores Pantone o códigos de composición indicados, que son los que garantizan los correctos.

Super Ratón

#3 Imagen estable y perdurable

SOBRIÑADOR no sabe que la imagen de una marca debe reflejar su personalidad y que debe diseñarla pensando a futuro. Conoce poco de las últimas tendencias o lo que transmite cada color. Su mente brillante para los videojuegos no es garantía para lograr una buena imagen. A lo mejor acierta, pero ¿se verá profesional?

Un trabajo bien pensado y ejecutado, garantiza la permanencia y vigencia de tu imagen por un tiempo bastante prolongado, sin tener que rediseñar a cada rato. Así, cuando sea el momento, tu logo solo necesitará refrescarse de acuerdo a las nuevas tendencias, no perderá vigencia ni lucirá obsoleto. Las propuestas de un experto te diferenciarán de la competencia y aguantarán el paso del tiempo.

#4 Respetar el copyright

SOBRIÑADOR se apoya usualmente en imágenes que encuentra en Internet. No siempre crea y diseña las suyas. Como desconoce las leyes de copyright o derechos de autor, descarga lo que se le ocurre de sitios gratuitos, e incluso de Google Images que, aunque no sabe que es un delito, puede traerle problemas muy serios (a él o a su tía).

Tus imágenes deben ser idealmente únicas, originales y contar con una licencia exclusiva. Usar artes de stock (archivo) implica altas probabilidades de que alguien más, en alguna parte del mundo, esté usando la misma imagen. Así que tu logo no tendrá nada de “original”. Lo ideal es evitar usarlos porque ponen en riesgo tu negocio e incluso, puede evitarte problemas legales.
Ñam Ñam

#5 Menos, es más

SOBRIÑADOR es poco minimalista y seguro recargará la imagen, provocando que se pierda en los detalles. Técnicamente corre grandes riesgos de generar un diseño complejo con un mensaje confuso.

Un diseño cargado de elementos se ve mal y confunde, especialmente al momento de imprimirlo en tamaños pequeños. La simplicidad es el norte. La miniatura de las huellas digitales, es un buen ejemplo. Al mirarla de cerca, vemos lo intrincadas que son, pero al alejarnos, perdemos los detalles y la vemos perfecta. Por ello, hay que evitar los diseños muy detallados o recargados, que, en muchos casos, parecen una mancha o un error de impresión.

Un buen logo debe ser simple. Identidades corporativas como Nike, Apple o McDonald´s lo demuestran. Cada una tiene un icono muy sencillo, memorable y recordado, y puede reproducirse a cualquier escala.

#6 Elegir la tipografía adecuada

SOBRIÑADOR usa y mezcla en un solo arte, distintas y divertidas tipografías, muy elaboradas, con dibujitos, un poco retro. La Comic Sans es su favorita. Para él, la letra es “algo más”. Él no entiende que éstas son el soporte del mensaje que se transmite.

La tipografía de un logo puede inmortalizarlo o destruirlo. En todos sus diseños, un profesional plantea el contenido claramente y sabe que no debe llevar más de dos tipografías por vez. No duda en elegir la fuente correcta, una de las decisiones más importantes.

Muchos logos fallan por la mala elección tipográfica. Encontrar la fuente perfecta se logra balanceando el estilo de la fuente y el ícono que puede acomplañar al logo. La clave es dar con el equilibrio perfecto. Toda tipografía tiene una personalidad. Si la elegida no refleja la imagen que desamos proyectar, el mensaje fallará.

El diseñador preparado sabe que sitios como MyFonts y FontFont ofrecen opciones más profesionales para transmitir una imagen única. Restringir las fuentes mejora la legibilidad del diseño de un logo y mejora la recordación de marca. Igualmente sucede con cualquier pieza de diseño gráfico.

Sobriñador gráfico

#7 Lejos del plagio

SOBRIÑADOR copia diseños que baja de Google o sitios de gratuitos de imágenes… el error más grande de todos y casi constante en él.

El logo representa a un negocio. Si luce igual al de otra empresa, no sirve. Copiar a otros no favorece ni al cliente ni al diseñador. El profesional, no baja logotipos gratis ni tampoco de sitios pagos. El verdadero diseño parte de cero, es original, personal y único, como tú.

¿Estás listo?

Antes de contratar a un diseñador, pídele su portafolio y resultados obtenidos. Un buen profesional debe tener registro de sus trabajos y logros. Evalúa si SOBRIÑADOR está realmente preparado. Si es así, ¡bravo por ti y sigue adelante! Pero si dudas, mejor detente y reconsidéralo.

De nada sirve ahorrar dinero si el resultado falla. Contrata al diseñador adecuado y págale lo que vale su trabajo. Lo barato sale caro… un logo NO vale 20 dólares, ni se hace en dos horas.

Asegúrate de que entieda tu producto y tu mercado, que tenga ideas claras, esté bien informado y que refleje tener conocimiento. El problema de SOBRIÑADOR, no es que sea un familiar o tu mejor amigo. A quien elijas, debe contar con la preparación y experiencia necesaria para llevar a buen puerto la imagen de tu marca.

Los SÚPERFAKES merodean por las redes… alerta, puedes ser su próxima víctima.

Por Ileana Magual

Redactora

Ver su perfil
¿Basta un buen celular para promocionar lo que preparas? Lee también PRIMÓGRAFO, un improvisado de la fotografía.

NOTICIAS ¡ÑAM ÑAM

Logo refresh: LA RENOVACIÓN DEL LOGOTIPO

Logo refresh: LA RENOVACIÓN DEL LOGOTIPO

Quizás ni lo has notado, pero los logotipos de las empresas mutan una y otra vez. A medida que un emprendimiento crece y evoluciona, tanto su imagen como su logo también deben transformarse para adaptarse a los cambios y permanecer vigentes. El logotipo conforma la primera impresión que verán tus clientes; y más vale que sea impecable. Refleja tu personalidad, tu estilo y tu espíritu siempre joven, acorde a los nuevos tiempos. ¿Estás listo para hacerle un “lifting”… ¡de eso se trata el “logo refresh”!

leer más
Marcas arcoíris: MARKETING DEL ORGULLO, ¿TENDENCIA O CONVENIENCIA?

Marcas arcoíris: MARKETING DEL ORGULLO, ¿TENDENCIA O CONVENIENCIA?

Cada vez son más las marcas y emprendedores que se suman en apoyo a la comunidad LGTB durante junio, mes del orgullo gay, llenando con los colores del arcoíris sus productos, logos y empaques. De este modo, no sólo se posicionan a favor de la inclusión y el respeto por los derechos humanos, sino que además resulta una excelente oportunidad para explotar estrategias de marketing que sumen más clientes.

leer más
Los SUPERFAKES atacan las redes

Los SUPERFAKES atacan las redes

Dicen ser superhéroes y se ajustan a tu presupuesto.
Pero… ¡no son lo que parecen! Llenos de buenas intenciones, quieren ayudarte por muy poco dinero… o ¡completamente gratis! Pero antes de apresurarte a contratarlos, asegúrate de su capacidad y experiencia, porque lo barato puede salirte muy caro, y ponen en juego tu imagen, tu negocio y ese sueño que construyes con tanto esfuerzo.

leer más
data-account="2178137:j9x9c0b3i6" data-form="2298010:g7v4m8">
Share This